Placa inducción embarazada

  •  
    - [#22] Miércoles, 24 Ene 2018 8:45 pm
    Muy buenas,
    Mi pareja y yo acabamos de renovar nuestra cocina con una placa de induccion.
    Por curiosidad me interesé en el funcionamiento y al leer q funcionaba con campos electromagneticos busqué algo de informacion por sinera malo para la salud y sobretodo durante el embarazo.
    Ella esta de 7 meses, somos muy extremistas en casi todo y despues de leer tantisimas cosas no he dejado q se acercara ni a la cocina.
    Necesitamos saber si todas esas cosas de las que hablan aon ciertas o no.
    Un saludo y muchas gracias!
  •  
    ALEJANDRO UBEDA MAESO - [#14] Lunes, 29 Ene 2018 12:19 pm
    Estimado señor,

    Efectivamente, las cocinas de inducción funcionan mediante generación de campos en el rango de las frecuencias intermedias, del orden de las decenas de kHz. Son campos relativamente intensos, cuya “intensidad” decae significativamente con la distancia. Así, mientras la cocina está en funcionamiento, cuanto más cerca esté el cocinero del elemento calentador o “fuego” activo en ese momento, más elevado será el campo a la que estén expuestas las áreas anatómicas más próximas, como el abdomen. Así que en el caso de una gestante, cabe esperar que el feto recibirá, en promedio, una exposición de cuerpo completo más elevada que la correspondiente recibida por la madre.

    Dicho lo anterior, no existe evidencia experimental o epidemiológica demostrativa de que ese tipo de exposición constituya un riesgo para el embrión o para la gestante. Y es un hecho admitido que la sensibilidad embrionaria a agentes físicos o químicos externos es mucho mayor en los estadíos iniciales del desarrollo que en las fases avanzadas de la gestación. De forma que, en el caso que usted nos presenta, un feto de 7 meses sería poco sensible a los supuestos (y no constatados, como decimos arriba) efectos del campo en cuestión. En consecuencia, desde el punto de vista de la protección radiológica, contando con la evidencia científica disponible actualmente y en el caso específico que usted describe, debemos concluir que la probabilidad de daño fetal debido a la exposición a los campos emitidos por la cocina de inducción, sería muy baja.

    Ahora bien, si usted argumentase que, en la materia que nos ocupa, la ausencia de evidencia no equivale a una evidencia de ausencia, nosotros difícilmente podríamos contradecirle. Además, se definen ustedes como personas “extremistas en casi todo”, lo que, en el contexto de su consulta, podría interpretarse como una preocupación “extrema” por supuestos efectos adversos de la exposición a las emisiones eléctricas y/o magnéticas. De ser así, es concebible que cualquier contratiempo que eventualmente afectase al feto o a la madre, en la fase final del embarazo, durante el parto o en el posparto, generase en ustedes dudas sobre una potencial relación causal con la exposición a los campos en cuestión. Sería entonces deseable evitar las condiciones que pudieran dar lugar a ese tipo de incertidumbre y al sentimiento de culpabilidad que pudiera derivarse de ello. Por eso, en su caso tal vez esté justificado el mantenimiento de una estrategia consistente en limitar en la medida de lo posible el tiempo en que la embarazada permanezca en las inmediaciones (a unos pocos centímetros) de la bobina de inducción mientras esta se encuentre activa. Ello no significa que la embarazada no haga uso de la cocina, sino que, como medida preventiva o tranquilizadora, maximice la distancia o minimice el tiempo de proximidad durante la manipulación directa del electrodoméstico.

    Esperamos que esta información satisfaga su interés.

    Atentamente,

    Grupo de Trabajo en Radiación No Ionizante, SEPR

Acceso a socios

users icon