Pet tac

  • 02/03/20
    Buenas tardes,
    me gustaría saber cuál es la recomendación de la OMS para realizarse pruebas como el TAC, PET TAC... número de pruebas de este tipo máxima al año para que no perjudiquen? Y qué espacio de tiempo hay de dejar desde un TAC a otra prueba como el PET TAC?
    En mi caso, en agosto me hice un TAC por una neumonía, en enero me hice otro TAC de revisión y ahora me recomiendan hacerme un PET TAC...por eso pido asesoramiento
    ...por otro lado, hay cartilla de radiación, cuánta radiación llevaría hasta ahora, y con la nueva prueba?

    Muchas gracias
  •  
    PEDRO RUIZ MANZANO - [#352] 04/03/20
    Estimado señor/señora:
    Todas las exploraciones radiológicas deben estar justificadas por el médico que solicita la prueba y por el especialista en radiodiagnóstico o en Medicina Nuclear, que son los que disponen de toda la información clínica del paciente. Esto exige poner en la balanza los beneficios y los riesgos del examen o procedimiento previsto, tomando en consideración otras exploraciones alternativas, en las que no se utilice radiación ionizante. Su médico habrá considerado que estos exámenes estaban justificados para poder diagnosticar mejor su problema y necesitaría la información de esas exploraciones para poder planificar adecuadamente su diagnóstico y posterior tratamiento o intervención.

    Una vez que una exposición está justificada, sí puede decirse que el beneficio de la realización de la misma es inmensamente superior al riesgo que puede suponer la dosis de radiación recibida. De entrada debe resaltarse que no hay límites de dosis de radiación aplicables a los pacientes ni hay límite para el número de radiografías o exploraciones anuales. Esto significa que ninguna cantidad de radiación se considera excesiva para un paciente si el procedimiento está justificado por parte de un médico. Éste pondrá en la balanza los beneficios y los riesgos. Existen guías y recomendaciones al respecto bien establecidas por organizaciones internacionales, las cuales se basan en datos científicos.

    El estudio radiológico debería realizarse siempre con la dosis tan baja como sea razonablemente posible para asegurar una calidad de imagen adecuada, y debe evitarse repetir exámenes innecesariamente. Sin embargo, algunas repeticiones de exámenes son necesarias para monitorizar la evolución de la enfermedad y/o del tratamiento de la misma.

    La dosis efectiva que se recibe puede estimarse a partir de los datos concretos de un estudio. Por ejemplo, la dosis efectiva en una exploración de TC de abdomen-pelvis es entre 5 y 10 mSv. Esta dosis equivaldría aproximadamente a 2 o 4 años del fondo radiactivo natural. Un TC de pulmón impartiría una dosis efectiva entre 2 y 4 mSv y un PET/TC sería unos 16 mSv.

    Hay autores que consideran que el riesgo adicional de cáncer por recibir 40 mSv en varios TC abdominales es, en el transcurso de la vida de un adulto, del orden de 1 por 500 (National Radiological Protection Board. Protection of the Patient in X-ray Computed Tomography (ISBN 0 85951 345 8) London: HMSO. 1992). Pese a todo, esto representa un incremento pequeño del riesgo comparado con el elevadísimo riesgo general de padecer un cáncer (casi 1 por 3) (Comisión Europea. Guía de indicaciones para la correcta solicitud de pruebas de diagnóstico por imagen. Colección Protección Radiológica nº 118. 2001). Otro dato a tener en cuenta es que la comisión internacional de protección radiológica indica que si el feto recibe dosis inferiores a 100 mSv el riesgo de tener efectos radio-inducidos de cualquier tipo es despreciable.

    Las radiaciones no se acumulan en el cuerpo. Lo que se acumularía sería la probabilidad de poder padecer un cáncer radioinducido a lo largo de la vida… Afortunadamente, los seres vivos han desarrollado mecanismos de reparación para minimizar los daños producidos por las radiaciones ionizantes y por otros agentes que pueden causar esos mismos daños. Vivimos y evolucionamos en un planeta radiactivo… Estamos adaptados… Esto es como jugar a la lotería: cuantas más veces juegas más probabilidad tienes de que te toque a lo largo de tu vida pero la probabilidad de que te toque hoy no se ve incrementada por haber jugado ayer.
    Por todo ello, esto NO debería suponer un motivo de angustia para usted ya que seguramente sus exploraciones estaban justificadas, se realizaran adecuadamente y los riesgos radiológicos a los que estuvo sometido son bajos.

    Por todo ello, en esta sección no se contempla la justificación de las dosis recibidas por los pacientes en el ámbito de las exposiciones médicas ya que es un criterio que el médico prescriptor debe establecer junto con el historial médico del paciente.

    Para todas estas cuestiones deberá dirigirse al médico que ha solicitado las pruebas o al Servicio de Radiodiagnóstico o Medicina Nuclear que las haya realizado.

    Atentamente,
    SEPR

Acceso a socios

users icon