¡Asóciate! Conoce las ventajas de ser socio de la SEPR. Más info

NUEVO SISTEMA DE CALEFACCION DE LA CASA POR INFRARROJO (frecuencia de ondas lejanas) En relación al nuevo sistema de calefacción por infrarrojo, me gustaría saber vuestra opinión acerca de sus potenciales efectos a la salud (nocivos y/o beneficiosos). En diferentes webs que ofrecen el servicio he encontrado lo siguiente: Es un sistema de calefacción por infrarrojos a baja temperatura. Los sistemas de calefacción por infrarrojos, al igual que el sol, no calientan directamente el aire, sino que calientan directamente los cuerpos sólidos como los suelos, las paredes y las personas y animales que haya en una estancia. Al no calentar el aire directamente, no lo resecan. El calentamiento del aire se producirá paulatinamente por el calentamiento del suelo y de las paredes, pero a una temperatura mucho menor que la temperatura de un radiador convencional. Esta acción se producirá en todo el suelo y en la parte inferior de las paredes, por lo que toda la superficie que rodea la estancia, se con

- Igual que las radiaciones de microondas (MW), las radiaciones infrarrojas (IR) quedan por debajo del espectro visible, porque las frecuencias de sus ondas respectivas son menores que la correspondiente al color rojo: la frecuencia más baja que podemos ver los humanos. Los efectos más evidentes y explotados de ambos tipos de radiación son los térmicos. Pero la frecuencia IR es mayor que la MW. En ese rango de frecuencias electromagnéticas, la penetrabilidad de la señal en los cuerpos irradiados es menor cuanto mayor es la frecuencia de la señal. Por eso, simplificando, podríamos decir que las MW son eficaces para calentar cuerpos en profundidad (un pollo o una patata), mientras que las IR son mejores para calentar en superficie (la superficie de una pared, de un mueble, de nuestra vestimenta o de nuestra piel.) Así que, en el ámbito doméstico, las MW se destinan a la cocina y las IR se dedican a la calefacción.

- Los radiadores de IR llevan tiempo usándose como métodos de calefacción, tanto en interiores (radiadores de suelo o pared) como en exteriores (terrazas de bares, por ejemplo.) La novedad del sistema en que usted se interesa es que ya no se trataría de uno o varios radiadores pequeños y de proximidad, utilizados para calentarnos durante periodos cortos de tiempo como suplemento de sistemas calefactores más generales y clásicos (radiadores de agua caliente o eléctricos, hilo radiante, etc.) Este sistema se propone como calefactor principal o único para una vivienda. Para ello se colocarían en los techos paneles de IR capaces de calentar aquellos objetos o sujetos directamente irradiados o “iluminados” por ellos: suelos, muros, muebles, personas. Según dice la publicidad a la que usted alude, el aire de la habitación no se calentará excepto por el calor irradiado por los cuerpos expuestos. El calor “recibido” será mayor cuanto mayor sea la superficie irradiada (iluminada) y cuanto más cerca se encuentre esa superficie del panel emisor. Las zonas apartadas de la fuente de IR y las que queden “en la sombra”, detrás de un cuerpo colocado más cerca del haz emisor del panel (por ejemplo, el suelo bajo una mesa situada en la vertical del panel de IR), se calentarían mucho menos.

- Estudios de laboratorio relativamente recientes han revelado indicios de daño celular en cultivos de células expuestos a niveles no térmicos o subtérmicos de radiación IR. Esos efectos son objeto de interés por su potencial aplicación a la destrucción selectiva de células cancerosas irradiadas con IR. En cuanto a los efectos térmicos infrarrojos, se les supone inocuos siempre que no se alcancen niveles de hipertermia en los tejidos u órganos expuestos. En este caso, y teniendo en cuenta que la absorción de la radiación es eminentemente superficial, las capas exteriores del ojo, así como la retina, serían particularmente vulnerables a la exposición directa repetida, aunque la hipertermia inducida sea moderada. Es de suponer que los equipos que hayan superado las exigencias de seguridad establecidas por las normativas sanitarias correspondientes, garantizan la inocuidad de los efectos térmicos de sus emisiones.
 
Esperamos que esta información haya dado respuesta satisfactoria a su consulta.

Atentamente,

Grupo de Trabajo en Radiación No Ionizante, Sociedad Española de Protección Radiológica

Acceso a socios

users icon