Hola, buenas tardes, Me gustaría a ver si fueran tan amables de resolverme una duda que me preocupa. Hemos visto una casa que nos gusta bastante y en principio la intención es de comprarla y ir a vivir allí, pero se encuentra en una zona aislada y a unos 50 metros de la vivienda hay una zona industrial en la que se han instalado entre 8 y 10 estaciones de telefonía móvil. Me preocupa porque tenemos tres niños pequeños (8 meses la niña pequeña, 2 años el hijo mediano y 4 años el hijo mayor) y no sé hasta qué punto las radiaciones emitidas por estas antenas pueden afectar su salud. Os agradecería muchísimo una respuesta. Si necesitan más información puedo facilitaros la referencia de las estaciones, banda asignada y los niveles medidos en el entorno de cada una de las estaciones de telefonía móvil que hay en esta zona que les comento. Muchísimas gracias de antemano.

Estimados señores, 
En lo que se refiere a las limitaciones a la exposición del público general a señales de radiofrecuencia (incluyendo las de telefonía móvil), la legislación española cuenta con el Real Decreto 1066/2001, que establece los valores (tasas de absorción, potencias o intensidades) que no deben ser rebasados para garantizar la seguridad de las personas expuestas. Esos valores son los mismos para toda clase de público (incluyendo tanto adultos sanos como neonatos, ancianos y personas enfermas o discapacitadas), y fueron tomados directamente de la correspondiente Directiva Europea de 1999. A su vez, la Directiva adoptó esos mismos valores de los límites propuestos en 1998 por la Comisión Internacional para la Protección ante Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP.) 
 
La cuestión es que los valores de ICNIRP tenían como objetivo garantizar la seguridad del público ante efectos nocivos inmediatos de exposiciones cortas y esporádicas. Efectos que, en el caso de las radiofrecuencias son principalmente térmicos. Pero la Directiva Europea decretó que, en ausencia de datos firmes sobre potenciales efectos nocivos de exposiciones prolongadas o crónicas a señales más débiles, los valores establecidos por ICNIRP para la protección ante exposiciones cortas, eran igualmente válidos para la protección ante exposiciones crónicas.
 
Se ofrecen ustedes a proporcionarnos información técnica sobre las estaciones base y las antenas ubicadas en las proximidades de la vivienda de su interés. Sepan que esa información por sí sola no permitiría hacer una estimación mínimamente aproximada de los niveles de exposición en la vivienda, ya que los ángulos de incidencia de la señal y las zonas de sombra, entre otros factores, son críticos para poder hacer cálculos válidos. 
 
Lo que sí creemos es estar en condiciones de garantizar que los niveles de exposición en el interior de la vivienda se ajustan a lo exigido por la ley
 
- Primero, porque las emisiones de las antenas de telefonía son demasiado débiles para superar los límites legales, sobre todo teniendo en cuenta las potencias típicas de emisión y las distancias que separan típicamente las antenas de las viviendas cercanas. 
 
- Segundo, porque para conceder el correspondiente permiso de instalación, la ley obliga a las compañías propietarias o instaladoras de las antenas a presentar un estudio que, entre otros requisitos, garantice que las emisiones se mantendrán dentro de los límites de seguridad radiológica marcados por el Real Decreto citado arriba. 
 
En este punto, podrían preguntarse ustedes si el hecho de que la exposición en la vivienda cumpla la legislación vigente es garantía absoluta de seguridad para los niños y adultos residentes. A día de hoy no tenemos una respuesta definitiva a esa pregunta. Como decimos, cabe asumir que los niveles de exposición residencial a señales RF en unas condiciones como las que ustedes describen son relativamente débiles. El consenso general entre los expertos es que el actual conjunto de evidencia experimental (en células y animales) y epidemiológica no ha aportado pruebas fehacientes de nocividad para exposiciones crónicas a ese tipo de señales débiles. Esa es también la actual postura oficial de los sectores más influyentes de la Organización Mundial de la Salud. 
 
Dicho lo anterior, cualquier razonamiento con una base lógica aplicará la máxima: “Ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia.” Por eso, y porque en la materia que nos ocupa el número de estudios es todavía limitado y las metodologías aplicadas no siempre han sido las adecuadas, la pregunta o duda planteada al principio de este párrafo sigue en el aire. 
 
En estas condiciones, el dilema que se les plantea a ustedes solo puede resolverse mediante una decisión personal de los interesados. Deberán ustedes sopesar las ventajas de una vivienda con unas características, un precio y una ubicación satisfactorias o idóneas frente a una posible incertidumbre sobre una probabilidad (considerada actualmente remota) de un potencial daño (todavía indefinido) a largo plazo (también indefinido) para alguno de los residentes en la vivienda. En este segundo factor intervendrá decisivamente el nivel de percepción de riesgo (de preocupación) por parte de uno o ambos miembros de la pareja parental. Aquí, la experiencia dicta que el miembro masculino de la pareja (asumiendo heterosexualidad) hará bien en tener muy presente la máxima que dice: “Cuando mamá no está contenta, nadie está contento.” 
 
En esas decisiones podría ayudar el hecho de contar con un informe experto basado en mediciones de niveles de señal de radiofrecuencia tomados en la vivienda en un horario de interés (laboral, vespertino, nocturno…) La contratación del informe y el pago correspondiente podrían corresponder al propietario interesado en vender la vivienda. Tales informes, con un coste aproximado en el rango de los 600 +/- 100 € (dependiendo de la ubicación y superficie de la vivienda), suelen constar de una tabla con valores promedio, máximo y mínimo, registrados en distintos puntos de la casa, y comparados con los “limites” marcados por la ley. Se asume que cuanto más alejados de los límites estén los valores registrados, mayor es la garantía de inocuidad de las exposiciones para los residentes. 
 
Esperamos que estas ideas les sean de utilidad. 
 
Atentamente, 
 
Grupo de Trabajo en Radiación No Ionizante, SEPR.

Acceso a socios

users icon