¡Asóciate! Conoce las ventajas de ser socio de la SEPR. Más info

Me gustaría protegerme de las radiaciones de mi portátil. ¿De qué materiales debería estar compuesta una bandeja para ponérmelo en las piernas mientras navego? Marta

Estimada Marta,

Nos consulta usted sobre una posible estrategia para "protegerse de las radiaciones de su portátil," y pregunta por los materiales adecuados para una bandeja que colocaría usted entre sus piernas y la base de su ordenador portátil.

Ante todo, permítanos precisar que, en rigor, no procedería utilizar en este caso el término "protección" contra las radiaciones, ya que a día de hoy no existe certeza sobre la nocividad de las señales emitidas típicamente por los ordenadores portátiles. Así pues, en ausencia de "nocividad", no cabría aplicar estrategias de "protección."

Dicho lo anterior, y teniendo en cuenta las actuales limitaciones en el conocimiento sobre potenciales efectos de la exposición crónica a las radiaciones no ionizantes, sí parece una opción razonable adoptar procedimientos voluntarios para minimizar la exposición. Se trataría de aplicar un enfoque del tipo denominado ALARA (acrónimo tomado del inglés, que significa: exposición "tan baja como sea razonablemente posible") sobre todo en el caso de que sea usted una persona joven que usa frecuentemente una conexión inalámbrica a Internet desde su portátil.

Si durante su utilización mantiene usted el ordenador enchufado a la red eléctrica, debe tener en cuenta que el transformador del cable de alimentación emitirá campos de baja frecuencia (50 Hz) que pueden ser relativamente intensos. Aunque, en términos generales, tales campos no son considerados nocivos, puede usted desear minimizar significativamente su exposición a ellos, simplemente alejando de usted el transformador tanto como sea "razonablemente posible." Para este tipo de campos, unos centímetros de distancia adicional pueden reducir la exposición en uno o dos órdenes de magnitud.

Respecto a los campos de radiofrecuencia (RF) emitidos por el sistema Wi-Fi de su ordenador, también en este caso la distancia es crucial. Por eso, lo ideal es utilizar el ordenador en una zona de la vivienda, empresa o centro educativo, que tenga buenas condiciones de comunicación con el router del Wi-Fi. Lo siguiente a tener en cuenta es que en los ordenadores portátiles, la antena emisora suele estar integrada en la tapa, detrás del monitor. Colocar el ordenador sobre una bandeja o plataforma, como usted propone, puede reducir ligeramente la exposición de sus piernas. Si la plataforma es metálica o está recubierta de una o más hojas metálicas (papel de aluminio puede valer), esta reflejará parte de la señal RF. Y si, además, entre la plataforma y las piernas de usted existe un relleno o un cojín, mejor todavía, porque incrementará en unos centímetros la distancia que separa la antena de sus piernas.

Ahora bien, dada la posición elevada de la antena en el ordenador, parte de la señal RF incidirá sobre el busto y la cabeza de usted. Teniendo en cuenta la postura que adoptamos la mayoría de nosotros cuando utilizamos el ordenador sobre las piernas, podemos asumir que la cabeza de usted estará separada de la antena por una distancia aproximada de medio metro. Considerando las características de la antena y de la señal Wi-Fi emitida, los niveles de exposición RF a una distancia de 50 cm son muy bajos y no se consideran nocivos. Aún así, tal vez desee usted consultar con un comercial especializado, por si existiesen antenas externas apropiadas para su modelo de ordenador. Algunas de esas antenas pueden conectarse al ordenador mediante un cable más o menos largo y tienen una peana que permite colocar la antena sobre un mueble próximo. Ello permite incrementar adicionalmente la distancia entre el elemento emisor y el usuario.

Esperamos que esta información satisfaga las expectativas de su consulta.

Atentamente,

Grupo de Trabajo sobre Radiaciones No Ionizantes

SEPR

Acceso a socios

users icon