Muy buenas; Dispongo de un sistema común de WIFI en casa para telefonía, tablets, etc. ¿Existe riesgo de cáncer por usar este sistema de ondas?.

La señal Wi-Fi típica de las redes domésticas es de muy baja potencia. Los hasta ahora escasos y limitados datos epidemiológicos y experimentales en animales no son, en su conjunto, indicativos de que la exposición doméstica a dicho tipo de señal sea un factor de riesgo en el desarrollo de procesos cancerosos.

No obstante, los conocimientos sobre los potenciales efectos de la exposición crónica a radiaciones no ionizantes débiles son en la actualidad claramente insuficientes, tanto en lo que se refiere a efectos cancerígenos como a otro tipo de efectos (neurológicos, neurodegenerativos, inmunológicos, etc.). Es por eso que algunos grupos de expertos y organizaciones ciudadanas han propuesto que, mientras el conocimiento en la materia sea limitado, convendría aplicar filosofías precautorias o estrategias de evitación simples, sobre todo en casos en que la exposición crónica se inicia en etapas tempranas del desarrollo pre- o postnatal, y puede llegar a ser ubicua (caso de la tecnología Wi-Fi). La aplicación de tales estrategias en el ámbito domiciliario es, obviamente, discrecional y depende del nivel de interés o sensibilidad del usuario en la materia. Las estrategias incluyen, por ejemplo, la limitación del tiempo de uso de los equipos receptores-emisores por parte de los menores, la ubicación del router de interconexión en un emplazamiento relativamente alejado (unos pocos metros) de zonas frecuentadas durante varias horas al día por los menores, o desconectar el router y otros equipos emisores durante los periodos del día en que estén fuera de uso.

Esperamos que esta información satisfaga las expectativas de su consulta.

Atentamente,

Grupo de Trabajo en Radiación No Ionizante, Sociedad Española de Protección Radiológica

 

Acceso a socios

users icon