¡Asóciate! Conoce las ventajas de ser socio de la SEPR. Más info

Buenos días: Estamos pensando en alquilar una parcela pero en su interior existe una torre de alta tensión de 66. Se encontraría como a 15 o 20 metros de la casa. ¿Seria seguro pasar allí fines de semana y meses de verano? Muchas gracias

Entendemos que se refiere usted a una línea eléctrica de 66 kV situada en un área rural. Los datos más conocidos sobre supuestos riesgos que pudieran afectar a viviendas localizadas en las proximidades de líneas eléctricas aéreas, provienen de estudios epidemiológicos sobre incidencia de leucemia en niños.

En efecto, varios estudios epidemiológicos han coincidido en detectar una posible relación entre la exposición crónica residencial a campos electromagnéticos elevados, y un potencial incremento, muy modesto aunque significativo estadísticamente, en la incidencia de leucemia en menores de 15 años. Los niños afectados serían aquellos que habrían pasado toda su infancia (y probablemente también su desarrollo embrionario) en una vivienda unifamiliar en la que el valor promedio de campo magnético en el conjunto de las habitaciones fuera del orden de 0,4 µT (micro teslas) o superior. Esos campos podían ser emitidos por una línea eléctrica o por los electrodomésticos o el sistema de calefacción eléctrica de la propia vivienda.

Los cálculos basados en esos datos epidemiológicos mostraban que, en caso de existir un riesgo real, el incremento de incidencia anual sería equivalente a 3 – 4 casos en 100.000. Es decir, que por cada 100.000 niños que hubieran pasado toda su infancia bajo las condiciones de exposición descritas arriba, 3 – 4 serían potencialmente susceptibles de desarrollar una leucemia. Leucemia que sería tratable, ya que cuando la variable a considerar no son los casos de diagnóstico de leucemia, sino los de muerte por leucemia, la relación estadística con los niveles de exposición deja de ser significativa. Y tampoco se encuentra una relación significativa estadísticamente cuando la exposición tiene lugar en viviendas plurifamiliares, tales como bloques de apartamentos o grupos de viviendas adosadas.

A la hora de valorar los niveles de exposición residencial a campos emitidos por la línea eléctrica que usted describe, más que la distancia a la torre o mástil que soporta los cables, importa conocer la altura de los cables eléctricos sobre el suelo, la configuración de la línea o los niveles y ciclos de “consumo” en la zona a la que da servicio la línea. Lo ideal sería tener datos reales medidos en el interior de la vivienda o en las proximidades de la línea. A falta de esos datos, la aplicación de modelos de cálculo estándar permite proponer que los valores promedios de campo de 50 Hz en el conjunto de las habitaciones de la vivienda estaría por debajo de los citados 0,4 µT. Si, además, tenemos en cuenta que la exposición prevista no sería continuada, sino por periodos cortos, vacacionales y de fin de semana; y si estamos hablando de exposición en adultos y no en infantes, este caso no cumpliría las condiciones de potencial riesgo estadístico de leucemia. Dicho con otras palabras, la evidencia epidemiológica con la que contamos en la actualidad no proporciona indicios de potencial nocividad para adultos expuestos esporádicamente a los campos magnéticos en la vivienda que usted describe.

Esperamos que esta información haya dado respuesta satisfactoria a su consulta.

Atentamente,

Grupo de Trabajo en Radiación No Ionizante, Sociedad Española de Protección Radiológica

Acceso a socios

users icon